Salones Palacio Sans Souci CasarCasar

Palacio Sans Souci

Paz, 705, ,
Victoria, Buenos Aires (provincia), Argentina
11 4746-7500
http://www.palaciosanssouci.com
[email protected]
javascript
 

El Palacio Sans Souci es un sitio inolvidable que lo envolverá en un clima de glamour y encanto. Recorra su imponente arquitectura, los exquisitos jardines y sus interiores majestuosos.

El Palacio ofrece las mejores opciones para realizar eventos y fiestas donde agasajar a sus invitados en el marco de un ambiente único que lo hará sentir diferente.

Dispone, también, de acogedores y confortables departamentos donde puede alojarse y vivir como un auténtico rey.

 

 

 

 



El Palacio Sans Souci es uno de los edificios más representativos de Buenos Aires y de la Argentina. Está inspirado en los cánones de la arquitectura renacentista del Versalles. Construido entre 1914 y 1918 e inaugurado con una gran fiesta a la que acudió toda la sociedad porteña de entonces.

Edificado sobre planos del eximio arquitecto francés René Sargent quien además construyo el Palacio Bosch (donde se encuentra la residencia oficial del embajador de Estados Unidos ) y el Palacio Errázuriz hoy museo de Arte decorativo.

 

El Palacio Sans Souci fue comprado hace más de cuarenta años por la familia Durini, quien a través de la dirección de la arquitecta M. Josefina Barra de Durini comenzó con las obras de restauración.

La familia Durini, desde el Siglo XVIII, se dedicó al servicio del mecenazgo para el arte y restauración de monumentos, ejemplo de ello es el Palacio Durini de Milán, el Palacio del cardenal Durini sobre el lago Mayor, cantidad de obras y monumentos en América cuando, decidió parte de la familia, mudar sus vidas al nuevo mundo. Los Hermanos Hugo y Eduardo Durini tomaron como un desafío la restauración del Palacio Sans Souci, ya que se considera al edificio uno de los monumentos más importantes de la Argentina y a su diseñador, el arquitecto René Sargent, el mejor de su época.

Cuando la Arquitecta Josefina Barra de Durini tomó a su cargo las obras del recién comprado Palacio, en la década del 1960, su situación edilicia era caótica. Una vez concluída la restauración, el Palacio recuperó su gloria pasada.